Y, por fin, florece!!!

Y, después de tres años desde su trasplante, el rododendro del jardín Norte, comienza, tímidamente, a florecer!